El Gramaje, un arma de doble filo para sus trabajos

¿Qué es el gramaje del papel?

El gramaje del papel no es lo mismo que el grosor, aunque haya mucha gente que piense lo contrario. Su definición se refiere al peso de un metro cuadrado de un papel y se mide en gramos por metro cuadrado.

En cambio, el grosor del papel hace referencia a la distancia entre las dos caras de una hoja.

Tipos de gramaje más utilizados

Estos son los tipos de gramaje que se usan más y su aplicación más destacada para cada una de estas clases:

  • 75 gramos: Es el gramaje mínimo que debería tener un documento para que cualquier equipo de impresión funcione correctamente. Es más apropiado para documentos internos.
  • 80 gramos: Es el tipo de gramaje todo terreno y se suele usar en documentos internos y en documentos de color con resultados excelentes.
  • 90 gramos: Es muy adecuado para impresión a color por inyección de tinta y es ideal para comunicados internos y externos a color.
  • 100 gramos: Es un papel que soporta impresión en negro o en color y en inkjet o láser perfectamente.
  • 120 gramos: Perfecto para aquella documentación en color con impresión láser que exige una gran calidad.
  • 160 gramos: Es un gramaje más parecido a la cartulina pero que todavía se considera papel y que va perfecto para invitaciones y tarjetas.

Por otro lado, en función de los diferentes tipos de papel que existen, puede ser más conveniente utilizar un gramaje u otro.

Tipos de gramaje en función de la clase de papel

Estas son las distintas clases de gramaje de papel que existen y que tienes a tu disposición para tus distintos trabajos de impresión en función de los diferentes tipos de papel que hay:

Gramaje de 60-115 gramos con papel no satinado

Se acostumbra a utilizar en los interiores de los libros, revistas con muchas páginas, desplegables, prospectos médicos, planos y hojas de carta con membrete.

Gramaje de 135-200 gramos con papel no satinado

Se utiliza en flyers, dípticos, trípticos o revistas que cuentan con pocas páginas.

Gramaje mayor de 200 gramos con papel no satinado

Se suele utilizar para hacer tarjetas de visita, portadas de libros y revistas e incluso hasta alguna pieza de packaging o carpetas que contengan documentos.

Gramaje de 70 a 150 gramos con papel satinado

Este tipo de gramaje se acostumbra a utilizar en una gran variedad de documentos como flyers, dípticos, trípticos, interiores de folletos, revistas, libros, etc.

Gramaje de 170 a 250 gramos con papel satinado

También se puede utilizar para la impresión de flyers, dípticos, trípticos, desplegables, planos, folletos, catálogos con pocas páginas, etc.

Gramaje superior a los 250 gramos con papel satinado

Específico para todo tipo de portadas de revistas, libros, catálogos y objetos desplegables que se caractericen por ser muy consistentes.

Dominar el gramaje del papel, clave para la calidad de impresión

La calidad de impresión de un documento depende de muchos factores, pero uno de los más destacados es el gramaje. Un concepto que no hay que confundir con el grosor, ya que como te hemos comentado en este artículo son dos cosas distintas.

Dominar el uso del gramaje del papel en los documentos es una excelente forma de asegurar una impresión de calidad de los mismos.

Saber cuáles son los gramajes más adecuados para cada papel y para cada tipo de documento es fundamental para garantizar la excelencia de las impresiones.

Con las indicaciones que te hemos mostrado en este artículo, estás en mejores condiciones para poder decidir el tipo de gramaje que le conviene a tu proyecto en función de las características que tenga.