El Cartón Contracolado

El cartón contracolado es muy utilizado en encuadernación y packaging y en los últimos años ha adquirido popularidad con el auge del scrapbooking. Muchos aficionados a esta disciplina utilizan este tipo de cartón para dar consistencia a las tapas de sus álbumes.

El proceso de contracolado es una técnica compleja que requiere de la intervención de profesionales para garantizar la resistencia del material. En este artículo descubrirás, a continuación, qué es un cartón contracolado, las claves del proceso de contracolado y cómo puedes utilizar este material para tus creaciones de scrap.

¿Qué es el contracolado?

El cartón contracolado es, según el diccionario de la Real Academia de Ingeniería, un material constituido por varias hojas de papel o cartón pegadas, con un gramaje mínimo de 1000 g/m2, que incluye generalmente una hoja externa resistente (kraft o similar), destinado a la fabricación de cajas de embalaje.

No obstante, con el auge del scrapbooking, este tipo de cartón ha adquirido popularidad para elaborar distintas creaciones como tapas de álbumes.

¿En qué consiste el proceso de contracolado?

En este proceso se adhiere una lámina de papel o cartón impreso sobre otra superficie que suele ser cartón ondulado. La adhesión se realiza a través de colas de almidón o colas vinílicas. Este proceso permite crear un material resistente y ligero.

Para asegurar la calidad del material, hay que tener en cuenta una serie de factores en todo el proceso.

Factores que determinan la calidad del proceso de contracolado

Estos son los parámetros que influyen en la calidad del resultado final:

Humedad: Es muy importante controlar este parámetro, ya que cuanto más humedad tenga el material este será menos resistente.

Pegado: Es un parámetro clave en el proceso, ya que condicionará el correcto desarrollo de las fases posteriores.

Resistencia: Es otro de los factores importantes del proceso de contracolado. Para comprobar la resistencia de un material existen diferentes ensayos, de entre los cuáles destacan el ECT y FCT (valora la resistencia del material) y BCT (mide la resistencia a la compresión del envase una vez está formado).

Planimetría: Medir la planitud del material es clave para evitar problemas durante el troquelado. Por esta razón se comprueba que el mismo sea plano y no presente ninguna curvatura.

Todos estos parámetros garantizan la calidad del material y su resistencia. Un aspecto clave para el éxito de tus creaciones de scrapbooking como una portada para un álbum. El cartón contracolado es una de las mejores opciones para tu portada de álbum por todas las ventajas que ofrece.

Las ventajas del cartón contracolado

Este tipo de cartón presenta muchos beneficios. Te los resumimos, a continuación, en los siguientes puntos:

Sostenibilidad. Es un material muy ecológico, ya que aproximadamente el 85% del mismo se elabora a partir de material reciclado y el 15% se obtiene de fibras vírgenes de papel. Además, cuando ya no se puede reciclar más se puede descomponer y transformarse en materia orgánica.

Ligereza. Es un material que pesa muy poco y que ofrece una gran resistencia. Por esta razón, es muy utilizado en distintos ámbitos como proyectos de interiorismo, pop-up stores, tiendas fugaces, industria mobiliaria, industria juguetera e industria de envases y embalajes, entre otros.

Es imprimible. Esta es una de las cualidades más ventajosas de este material: su capacidad de impresión. Para imprimir correctamente sobre cartón contracolado tan solo hay que ajustar el tipo de tinta y el método de impresión (flexografía, Offset, serigrafía, ) según las necesidades de cada momento.

Todas estas ventajas hacen del cartón contracolado un elemento indicado para tus impresiones de calendarios o PLVs de mostrador.

¿Cómo hacer una portada de un álbum con cartón contracolado?

El cartón contracolado es un material cada vez más utilizado para encuadernar álbumes por la resistencia que ofrece.Te explicamos, a continuación, una manera sencilla de convertir un cartón de este tipo en una hermosa portada para tu álbum:

Forrar el cartón con papel estampado. Este es el primer paso que tendrás que hacer para darle un uso creativo al cartón que quieres utilizar en la portada de tu álbum.

Encuadernar el álbum. Después de forrar el cartón con papel estampado puedes encuadernar el álbum con una espiral (encuadernación en espiral), anillas (encuadernación con anillas) o con un lomo (encuadernación con lomo).

Siguiendo estos dos pasos obtendrás una gran portada para tu álbum. No obstante, también puedes optar por no forrar el cartón y por dejarlo a la vista y decorar solamente parte de la superficie del mismo.