Etiquetas en bobina, que son y para que sirven

¿Qué son las etiquetas en bobina y qué utilidades tienen?

Las etiquetas en bobina se caracterizan por su impresión y por su forma de rollo. Se trata de adhesivos impresos en papel o polipropileno que son capaces de adherirse a cualquier superficie.

Este tipo de etiquetas resulta muy práctico para grandes series de artículos y para personalizar nuestros productos, o bien para hacer más fácil su identificación y orden. En este sentido, las bobinas de etiquetas adhesivas se pueden utilizar para el empaque y organización de inventario, con el objetivo de facilitar su identificación y embalaje.

Por otro lado, las etiquetas en bobina pueden servir para aportar valor a una marca y favorecer su identificación visual. Estas pegatinas se pueden personalizar con el logotipo de una marca o el nombre de un producto, siendo así muy útiles para diferenciar tu marca de la competencia.

Asimismo, en el sector alimenticio, este tipo de etiquetas facilitan la identificación de los ingredientes, fecha de caducidad, peso o precio del producto. Esto es así porque, además, las etiquetas en bobina suelen adherirse a cualquier tipo de material sin problema.

¿Qué tipos de bobinas de etiquetas adhesivas existen?

Las etiquetas en bobinas adhesivas pueden ser de distintos tipos, en función del formato, tamaño y tipo de impresión, entre otras características.

Así, existen diferentes soportes, acabados y formas que te permitirán personalizar tus etiquetas adhesivas en bobina, con el objetivo de adaptar su diseño a tus necesidades y/o preferencias.

Hay dos tipos de etiquetas en bobina según su modalidad de impresión. Estas son las etiquetas anónimas e impresas:

Etiquetas anónimas

Las etiquetas anónimas son aquellas que se pueden imprimir sin ningún tipo de impresión. Para este tipo de etiquetas, generalmente, se utilizan impresoras de transferencia térmica y se usan en el caso de etiquetas que marcan fechas de caducidad o de lotes o para la trazabilidad de un producto.

Etiquetas impresas

Las etiquetas impresas son aquellas que cuentan con un diseño más elaborado y suelen imprimirse utilizando la impresión en bobina. La gran ventaja de este sistema es que puedes imprimir lo que desees y añadirle tu originalidad con los diferentes soportes y acabados.

Además, en función de sus características, las etiquetas en bobina pueden adecuarse a la utilidad que les quieras dar. De este modo, las etiquetas adhesivas en bobina pueden utilizarse para cerveza o vino, cosmética, alimentación o incluso para oficina o eventos.

Diseños y acabados de las bobinas adhesivas

  • Cuadrado
  • Rectangular
  • Redondo
  • Personalizado

Otro factor importante que debes tener en cuenta en el momento de diseñar tus etiquetas en bobinas adhesivas es el soporte sobre el cual se imprimirán. En este sentido, y en función de tus necesidades, este puede ser papel o distintos materiales.

Si es papel, este puede ser:

  • Papel estucado permanente
  • Papel sin estucar permanente
  • Papel estucado brillante removible.

En el caso de ser otro material, tienes las siguientes opciones:

  • Polipropileno blanco brillante permanente
  • Transparente brillante permanente
  • Plata brillante permanente
  • Electrostático permanente

No obstante, si lo que necesitas es que el adhesivo se adapte a unas características específicas, como por ejemplo al frío, puedes imprimirlas en un tipo de papel específico resistente al hielo.

El acabado de las etiquetas de bobina también es importante a la hora de diseñar tus etiquetas, ya que este puede ser:

  • Anti-rasguños
  • Plastificado brillante
  • Mate
  • Stamping en oro o plata

En función de tus necesidades específicas, y del uso que vayas a darle a tus etiquetas en bobina, será importante elegir bien los pasos a seguir, formatos y características en su diseño e impresión.