Consejos para diseñar un catálogo y elegir la mejor encuadernación

Primeros pasos: conoce a tu público objetivo

Dedicar tiempo a definir cómo debe ser tu catálogo y elegir bien lo que vas a presentar en él, es uno de los pasos fundamentales para empezar a diseñarlo. Pregúntate: “¿Qué quiero que conozca mi audiencia?”. No es lo mismo un catálogo de 12 páginas donde informes a tu público objetivo del menú de tu restaurante, que un muestrario industrial de 64 páginas en los que es necesario el detalle de cada ficha de producto del que dispones. Elegir el número de páginas que va a tener, te servirá para concretar lo más importante que vas a mostrar y planificar el trabajo del equipo de diseño gráfico, así como los costes de impresión que va a tener.

Define también la estacionalidad de tu catálogo, porque ello te ayudará a escoger las diferentes opciones de maquetación, encuadernación, tipo de papel y materiales, posteriormente. ¿Se trata de un catálogo informativo que vas a ir cambiando cada dos meses?, ¿Es más bien una tarifa anual en la que se apoya toda tu red comercial? El catálogo forma parte de tu estrategia de marketing: responde a los objetivos que quieres conseguir con él.

Elige la herramienta con la que vas a diseñarlo

Aunque en el mercado existen programas de diseño económico como MyBusinessCatalog o gratuitos como QuarkExpress, una de las herramientas de diseño más extendidas y populares para diseñar un catálogo es Adobe InDesign. Se trata de un programa de diseño y maquetación versátil y efectivo que te permitirá diseñar cualquier documento (catálogos, folletos, libros) para ser impreso en formato físico. Su uso, de pago, merece la inversión si quieres crear un catálogo profesional y de calidad.

Prepara los materiales: textos e imágenes

Pregúntate cuál es el peso que van a tener las imágenes en relación a los textos. Si lo que quieres es presentar un muestrario de productos, haz una selección y define lo que va a ir en cada una de las fichas. Unifica descripciones y títulos, pues esto te ahorrará después muchas horas de trabajo corrigiendo textos y estandarizando.

En cuanto a las imágenes, éstas deben ser de calidad y llevar todas una misma línea visual para que el conjunto estético quede atractivo y en harmonía. Para prepararlas, puedes contratar un servicio profesional de fotografía o retocarlas con programas como Adobe Photoshop o Canva. Recuerda que una fotografía de mala calidad repercutirá en tu imagen de marca.

El peso de las imágenes y textos deben ir en proporción para que el conjunto quede estéticamente agradable

Elige la tipografía

Si dispones de libro de estilo, página web o manual de marca, este punto será fácil para ti. Elige una tipografía acorde a tu imagen corporativa, que invite a la lectura, que no ensucie el catálogo. Optar por textos cortos, con mensajes claros y una tipografía que la acompañe, te ayudará a que el catálogo sea efectivo y cumpla con su objetivo.

Diseña la portada

Ten sobre la mesa tres propuestas de portadas, con un diseño llame la atención. Evalúa con otras personas de tu equipo qué puede funcionar mejor; cuál es la que funciona mejor, cuál abrirías sin dudar y cuál encaja más con tu imagen.

Prepara el catálogo

Con todos los pasos anteriores realizados, es el momento de diseñar toda la información que van a incluir las páginas. Es importante que la información y las imágenes no estén demasiado apretadas entre ellas. La máxima de “menos es más”, es un buen punto de partida. Además, no olvides que, aunque el catálogo vaya a ser impreso físicamente, hay formas de redirigir a tu público a tus objetivos (códigos QR, llamadas a la acción incluyendo dirección física, página web, teléfono, mail y perfiles en redes sociales).

Una vez lo tengas listo y exportado a PDF, antes de imprimir tu catálogo escoger el formato, encuadernado y acabados adecuados. Para escoger la encuadernación, tienes diferentes opciones:

Cómo diseñar un catálogo

– Encuadernación encolada: A medida, 100% personalizables, a partir de 40 páginas, con orientación vertical u horizontal y la posibilidad de elegir el tipo de papel que desees. En Exaprint dispones de acabados en alta gama y también para tapa dura.

– Encuadernación Wire-o o de espiral doble: una encuadernación realizada a partir de una espiral doble de metal. A diferencia de encuadernación espiral clásica, esta aporta mayor resistencia y durabilidad a tus catálogos, permite voltear las hojas a 360º y proporciona un acabado final más elegante y de calidad.

– Encuadernación con grapa: la más común y económica. Se trata de una encuadernación rápida, ideal para catálogos que no son demasiado extensos.

Si le a gustado nuestro post, lo puede completar con los siguientes enlaces:

bmdistribucions.com

bmdistribucions.store