Todo lo que necesita saber sobre la Tampografía

¿Qué es la tampografía?

Es una técnica que hace referencia a un marcado indirecto a través de la transferencia de tinta que se realiza con un tampón de silicona o caucho.

Es muy apropiada para imprimir en piezas irregulares con deformaciones (formas curvas, rugosas, planas, cóncavas, convexas, etc.) que ofrece una alta definición de los detalles de la estampación.

El origen de la tampografía

Está documentado que la tampografía tiene su origen en Suiza. Concretamente, en los maestros relojeros suizos que usaban esta técnica para estampar e imprimir las esferas de los relojes de manera artesanal. Una técnica que se introdujo en la industria relojera suiza a finales de los 60 y principios de los 70.

Era una técnica primitiva y manual que fue perfeccionada y automatizada con la primera máquina de tampografía creada por Pierre Schmid en 1969. Era un aparato que funcionaba a través de una palanca que un operario accionaba para inundar el cliché, barrerlo con la cuchilla y apretar el tampón sobre su superficie para finalmente trasladar la imagen sobre la esfera.

¿Cuál es el método de la tampografía?

El método que se utiliza para imprimir una ilustración o una tipografía a través de tampografía consiste en colocar tinta en hueco grabado elaborado en una chapa de acero, que se llama clisé, que es barrido por la racla, un fleje de acero muy fino, para dejar solo tinta dentro del relieve o huecograbado.

Entonces el tampón, fabricado en la mayoría de ocasiones con silicona, baja sobre el clisé para recoger la tinta que se quedó en el huecograbado para después poder aplicar la misma sobre el objeto que se desee estampar.

A través de esta técnica y de este método se logra imprimir con precisión y con delicadeza pequeños caracteres y trazos finos y se logran unos resultados excelentes. Según el método indicado, la tampografía está compuesta por distintos elementos.

 

Los elementos de la tampografía

Estos son los diferentes componentes que conforman esta técnica:

1.- Cliché: Hace referencia a la superficie sobre la que se graba la imagen. Existen diferentes tipos en función de distintos parámetros como el número de impresiones requeridas o efectos de calidad. En este sentido, tenemos a nuestra disposición aceros delgados, aceros templados y polímeros y aluminio. Estos dos destacan por su bajo coste y por los beneficios con el medio ambiente que ofrecen.

2.- Tampón o almohadilla: Hace referencia al conductor de la imagen grabada en la placa hacia la superficie o producto que se quiera estampar. Normalmente, el tampón está compuesto por silicona y se puede encontrar en diferentes formas o durezas, según lo requiera el producto al que se quiera imprimir sobre este.

3.- Maquinaria: Se trata de la máquina donde se coloca la placa para imprimir la ilustración o tipografía deseada. Existen distintos estilos de maquinaria: de tintero abierto o cerrado, etc. en función de las diferentes necesidades y las distintas limitaciones del producto a imprimir y el tiraje de las impresiones.

4.- Tinta: Es la materia prima que permanecerá sobre la superficie del producto u objeto estampado. En función de la tipología del material a imprimir, ya sea metal, plástico o cualquier otro material, se necesitará una tinta de un tipo o de otro. Una tinta apta para tampografía o tinta tampográfica está compuesta por cuatro elementos básicos: la base, los pigmentos, los disolventes y los aditivos.

La definición de la tampografía, el origen de esta técnica, el método de la misma y los diferentes elementos que la conforman es todo lo que tienes que saber sobre la impresión por tampografía.